Las princesas, el oso de madera y el viaje a los árboles gigantes

Uno de los creadores de la serie norteamericana Backseat Drivers, John Chuldenko, instauró la primera feria del automóvil para niños. En Christophorus nos narra una excursión familiar al Parque Nacional de Yosemite, motorizada para la ocasión con el Porsche Taycan 4 Cross Turismo. A bordo: su esposa Mirabai, sus hijas Adeline y Charlotte, y el oso de madera Gunther.

   

Qué lo provocó? ¿El póster del Porsche 930 Turbo colgado en la pared de la habitación infantil? ¿El tío con su proyecto de restauración de un 911 en el cobertizo? ¿O el día del descubrimiento de un Boxster en el escaparate de un concesionario? Son momentos y vivencias –a veces fugaces, a veces imborrables– que despiertan nuestra pasión por los automóviles. Después solo deseamos una cosa: arrancar.

Aprendí a leer y a escribir estudiando los folletos que recolectaba a decenas en las ferias de automóviles. De adulto quise reproducir como autor y director este entusiasmo de la niñez. Así que creamos los Backseat Drivers, una feria del automóvil para los más jóvenes, para que interactuaran con los vehículos, se lo pasaran bien y se familiarizaran con ellos. Al fin y al cabo son los conductores del futuro.

Mientras mi esposa Mirabai y nuestras hijas están ocupadas en colocar nuestro equipaje en el maletero y las niñas analizan interesadas cómo se repliegan las manillas en las puertas, me queda claro que este viaje –tal vez el primer viaje familiar con el Porsche Taycan 4 Cross Turismo en todo el mundo– puede convertirse en uno de estos momentos memorables. Incluso Cha-Cha, el conejito de peluche de Charlotte, de seis años, parece tener un brillo especial en los ojos cuando cerramos la puerta del maletero y nos ponemos en marcha en dirección a la naturaleza salvaje de California.

Con la batería cargada y el termo de café lleno, aprieto a fondo el pedal de aceleración en la entrada a la Interestatal 5. El vehículo se lanza a la acción con un chillido, no de los neumáticos, sino de las dos niñas que ocupan el asiento trasero. ¡Están entusiasmadas, radiantes! En estos pocos segundos han entendido qué vamos a hacer en este automóvil y en esta excursión: explorar California sin un rumbo fijo y experimentar este vehículo especial en un paisaje especial. Y cuando el Taycan toma velocidad me alegro de estar haciendo esta excursión como familia, y de que, a pesar de todo, nadie se queje sobre mi selección musical.

Al ascender por la ondulada carretera al Parque Nacional de las Secuoyas, de repente todo está en silencio: el viento, las niñas, el mundo. Nos quedamos todos sorprendentemente callados cuando pasamos con tranquilidad entre antiguos árboles majestuosos de 3.000 años de antigüedad. Hasta el susurro eléctrico del vehículo parece ensimismado, como si también él estuviera comprendiendo la excelencia de este instante.

Libertad:
el Parque Nacional de Yosemite se extiende sobre 3.000 kilómetros cuadrados con sus grandes y pequeñas maravillas naturales a lo largo de la Sierra Nevada de California.

Durante el pícnic, que tomamos sobre un antiguo árbol derribado, nos visita un enorme y espeluznante insecto que se adhiere insolente a la pintura color cereza del coche. Adeline, mi hija mayor, se apresura a esconderse detrás de la puerta del maletero, mientras que Charlotte, la pequeña, pregunta si no nos lo podemos llevar. Me sorprende lo diferentes que son las dos y por si acaso compruebo que Charlotte no haya escondido al animal en la guantera.

Se está poniendo el sol cuando llegamos a nuestra cabaña situada junto a la entrada del Parque Nacional de Yosemite. Como un detective en una serie policiaca, examino el vehículo en busca de snacks olvidados que pudieran provocar que un oso confundiera el Taycan con un comedero, y conecto el enchufe para la carga nocturna. Con ayuda de la linterna de mi teléfono móvil sigo el camino a nuestro bungalow con la esperanza de no cruzarme con ningún ser con garras.

Raíces:

Raíces:

John, Adeline, Charlotte y Mirabai Chuldenko disfrutan la excursión en el Parque Nacional de las Secuoyas.

Quien crea que los osos son temibles, debería intentar alguna vez despertar a dos niñas a las cinco y cuarto de la madrugada. Para gozar de la naturaleza no hay otra opción: la aventura no espera. Así que colocamos a nuestras soñolientas niñas en el asiento trasero y nos ponemos en movimiento hacia el Parque Nacional de Yosemite. Está amaneciendo en este grandioso paisaje de una belleza casi surrealista, como un cuadro paisajístico expuesto en la lejanía. O como una imagen en blanco y negro del famoso fotógrafo californiano Ansel Adams que hubiera cobrado vida con magníficos colores intensos.

Yosemite es apabullante, un lugar que nos recuerda discreta pero rotundamente que solo somos un instante en la crónica de la naturaleza. Un lugar en el que casi todo lo que vemos nos va a sobrevivir largo tiempo.

Cuando tomamos una carretera de estrechas curvas, Adeline exclama: «¡Me encanta este coche!». Bingo. Unos segundos después los árboles dejan libre una vista majestuosa sobre el Half Dome, la montaña de casi 2.700 metros cuya cima se erige unos 400 metros por encima de los frondosos árboles. Al detenernos para ascender por las rocas más cercanas, se oye a lo lejos el rumor de una cascada. Pienso en los primeros aborígenes que se instalaron en esta zona y en los apasionados activistas que han luchado por su conservación. Y en la afortunada coincidencia de que ninguna de mis hijas tenga que ir en este momento al baño.

Grandeza:

Grandeza:

el tronco de las secuoyas gigantes puede alcanzar un diámetro de hasta 30 metros.

Antes de abandonar el parque bajamos otra vez del vehículo y nos adentramos en el bosque. En nuestra excursión bajo los árboles, Charlotte vuelve a hacer amistad con un insecto. Esta vez es una oruga, a la que llama Fuzzy y que por suerte no acaba en su bolsillo sino en la corteza de un árbol.

A la mañana siguiente, de regreso a Los Ángeles, recorremos serpenteando los campos dorados de California, aparentemente interminables. Y aunque hemos podido evitar que nos acompañaran a casa los seres vivos más pequeños del bosque, sí que volvemos con un nuevo miembro de la familia: un carísimo oso de madera tallado con motosierra llamado Gunther.

Los viajes por carretera se distinguen por su espontaneidad, la libertad de ir deambulando como te dé la gana y de parar en cualquier lugar. El Cross Turismo está en su elemento. En modo Gravel lo dirijo a un pintoresco río donde Mirabai y yo des­plegamos un bufé con bayas, queso, salami y pepinos. Adeline acribilla a la fotógrafa a preguntas sobre la vida en Alemania, mientras Charlotte, cómo no, de­sentierra un insecto de la pantanosa orilla del río. Ya hemos aprendido a no viajar nunca sin una buena provisión de toallitas húmedas.

Diversión:

Diversión:

cuando se sale de viaje con niños hay que contar con que se pueden añadir otros pasajeros.
«Estos días serán futuros recuerdos». John Chuldenko

Más tarde, en una autopista despejada, Mirabai comenta la suerte que tenemos de poder experimentar juntos estas vivencias. Miro por el retrovisor. Gunther está sentado entre nuestras hijas en el asiento del medio con el cinturón de seguridad puesto y me devuelve la mirada con sus ojos de madera. También nosotros nos entendemos y estamos felices de ser libres y viajar.

Con su amplitud de espacio el Cross Turismo no solo promete confort y capacidad, sino también posibilidades. Sobre todo las que inspirarán a la próxima generación de entusiastas que algún día viajarán con sus automóviles por estos paisajes, apasionados por los vehículos emocionantes y enamorados de nuestro planeta. Para mis chicas los días con el Taycan 4 Cross Turismo serán futuros recuerdos, imborrables e importantes. Pues al igual que valoro la velocidad de Porsche, soy consciente de la rapidez con la que crecerán nuestras hijas.

SideKICK: Continuará

Esta historia familiar es a la vez una especie de producción conjunta de la gran familia Porsche en el mundo. Panorama, la revista creada en 1955 del club Porsche más grande del mundo, el Club of America, también quiso realizar un viaje con el Porsche Taycan 4 Cross Turismo. Así que el autor, John Chuldenko, vivió otra aventura con el mismo vehículo. La explica en noviembre en Panorama.

John Chuldenko
John Chuldenko
Artículos relacionados

Datos de consumo

Taycan 4 Cross Turismo

WLTP*
  • 26,4 – 22,4 kWh/100 km
  • 0 g/km
  • 389 – 456 km

Taycan 4 Cross Turismo

consumo combinado de combustible / emisiones combinadas de CO2
consumo combinado de electricidad (WLTP) 26,4 – 22,4 kWh/100 km
emisiones combinadas de CO₂ (WLTP) 0 g/km
autonomía eléctrica combinada (WLTP) 389 – 456 km
autonomía eléctrica urbana (WLTP) 463 – 541 km
NEFZ*
  • 28,1 kWh/100 km
  • 0 g/km

Taycan 4 Cross Turismo

consumo combinado de combustible / emisiones combinadas de CO2
consumo combinado de electricidad (NEDC) 28,1 kWh/100 km
emisiones combinadas de CO₂ (NEDC) 0 g/km