«Nos consideramos pioneros»

En Punta Arenas (Chile), Barbara Frenkel ha abierto una nueva era en Porsche. Junto con socios internacionales, inauguró en diciembre de 2022 la planta piloto de Haru Oni para la producción de eFuels sintéticos. En esta entrevista con Christophorus, la miembro de la Junta Directiva de Porsche responsable de Compras habla de sus dos primeros años en el cargo y ofrece su visión de los principales retos actuales.

   


Sra. Frenkel, la primera planta piloto para la producción de eFuels lleva funcionando unos seis meses tras su inauguración solemne en diciembre de 2022. ¿Cuál ha sido la experiencia hasta ahora y qué importancia tiene esta planta en el camino hacia la producción a gran escala de combustibles sintéticos?

La planta piloto de Punta Arenas (Chile) se está poniendo en marcha poco a poco y está produciendo el primer combustible sintético. Estamos orgullosos de nuestro innovador proyecto y nos consideramos pioneros. Nunca había existido una planta a esta escala, y la tecnología es además extremadamente compleja. Con ella queremos demostrar que el proceso interrelacionado de producción de eFuels sintéticos funciona a escala industrial.

Los eFuels no están exentos de polémica en el debate actual. Porsche es uno de los pioneros en su desarrollo. ¿Por qué cree que tiene sentido desarrollar los eFuels y qué potencial ve en ellos?

Para nosotros, la sostenibilidad implica una doble E: nuestra prioridad es la electromovilidad. Aspiramos a suministrar en el año 2030 más del 80 % de nuestros vehículos nuevos con propulsión totalmente eléctrica. Eso nos convierte en uno de los pioneros del sector. Y, por supuesto, los eFuels son un complemento razonable, porque pueden contribuir inmediatamente a la descarbonización del transporte. Pensamos sobre todo en nuestra flota actual. Es decir, todos los vehículos Porsche con motor de gasolina que ya circulan por las carreteras y que lo seguirán haciendo durante mucho tiempo.

Hay quien afirma que Porsche solo promueve los eFuels para salvar los motores de combustión del 911. ¿Qué opina de eso?

Está claro que el 911 será el último modelo de Porsche con motor de combustión y vemos un gran potencial en los eFuels. Hoy en día hay más de 1300 millones de vehículos de combustión en todo el mundo para los que los combustibles sintéticos ofrecen una perspectiva sostenible. El uso de eFuels también puede tener sentido en otros ámbitos, por ejemplo en aviones y barcos.

En su opinión, ¿qué coyuntura debería darse para la producción de eFuels?

Por supuesto, la producción de eFuels solo tiene sentido en regiones donde se dispone de energía renovable en grandes cantidades. Esta energía se almacena después en eFuels y puede transportarse a lugares con gran demanda energética. Ese es el caso del sur de Chile, por ejemplo, donde la energía eólica es constante y abundante. No hay industria local, apenas coches y poca civilización. Allí tiene sentido la producción de eFuels.

El laboratorio del futuro:

El laboratorio del futuro:

Barbara Frenkel visita el centro de medición para la protección del medio ambiente en el centro de desarrollo de Porsche en Weissach en su 911 Turbo S Cabriolet. Allí ya se pueden repostar eFuels para hacer pruebas.

Sostenibilidad, movilidad eléctrica y digitalización: se están produciendo cambios en casi todos los ámbitos de la vida. ¿Cómo se pueden configurar los cambios de forma responsable para Porsche?

Actualmente estamos asistiendo a una gran transformación en la industria del automóvil y en los próximos años veremos más cambios que en las últimas cinco décadas. Charles Darwin dijo en su día: «No sobrevive la especie más fuerte ni la más inteligente, sino la más dispuesta a cambiar». En Porsche tenemos esta actitud: ver el cambio como una oportunidad. Decirlo es fácil, pero también es un gran reto. En la transformación, nos concentramos en lo esencial, en lo que siempre nos ha hecho fuertes. El núcleo lo forman nuestra marca sólida, nuestros productos emocionales y nuestro activo más importante: las personas —nuestros empleados— que impulsan el cambio con pasión y espíritu pionero. La base para ello consiste en una estrategia orientada al futuro, unos socios fuertes y un modelo de negocio sólido.

«La sostenibilidad es un asunto que me toca muy de cerca», subraya a menudo. ¿Por qué es un tema tan importante también para usted personalmente?

La sostenibilidad marca mi vida de muchas maneras. Para mí, la sostenibilidad es un principio, una actitud basada en valores que consiste en pensar las cosas de principio a fin. También me fascina la complejidad de la sostenibilidad. Como en el caso de Porsche. Para nosotros, la sostenibilidad tiene varias dimensiones: ecológica, social y económica. Abarcar estos campos, tomar las decisiones correctas y ganar a nuestros socios para la causa es apasionante. Y día tras día un nuevo reto para mi equipo y para mí.

Los dos últimos años han estado marcados por problemas de suministro y atascos de material. Los motivos han sido diversos, desde el confinamiento por el coronavirus en China hasta la crisis de Ucrania. ¿Qué lecciones extrae de estas experiencias?

Nuestras cadenas de suministro son globales y complejas así que, por supuesto, no todas las eventualidades son predecibles. Pero de todos los problemas se puede aprender, y yo siempre miro hacia delante. Lo importante ahora es flexibilizar aún más nuestras cadenas de suministro a través de diversas medidas. Pero, naturalmente, la globalización no tiene marcha atrás.

«Para mí, la sostenibilidad es un principio, una actitud.» 

Barbara Frenkel

En el ámbito de Compras, la opinión pública se fija cada vez más en la cadena de suministro en su conjunto. ¿A qué hay que prestar especial atención en este sentido y qué valores juegan un papel especialmente importante, también en relación con la Estrategia 2030 de Porsche?

Me gusta impulsar nuestra estrategia de sostenibilidad apadrinándola junto con mi colega en la Junta Directiva Albrecht Reimold. Las compras desempeñan un papel clave, ya que Porsche adquiere muchos componentes a proveedores externos. Juntos trabajamos en soluciones innovadoras y aún más sostenibles para nuestros vehículos. Una mayor protección del clima solo es posible de la mano de nuestros socios. Queremos que nos acompañen en nuestro camino hacia la neutralidad del balance de CO₂ en 2030.

¿Cómo se puede garantizar que los valores de Porsche se mantengan a lo largo de toda la cadena de suministro?

Los valores y el respeto son importantes en todo. Para mí, eso significa tratar bien a las personas. Porsche apuesta por unas condiciones laborales justas a lo largo de toda la cadena de suministro, desde el proveedor de las piezas que adquirimos hasta la obtención de las materias primas. Por eso también es importante que las cadenas de suministro sean lo más transparentes posible. Para ello, hemos creado un potente equipo de expertos acreditados. Nuestros colegas utilizan la inteligencia artificial para monitorizar la cadena de suministro y detectar posibles riesgos en una fase temprana. Además, nuestros socios se comprometen a cumplir las normas de sostenibilidad reconocidas internacionalmente. Esto es obligatorio desde hace varios años si quieren hacer negocios con Porsche.

¿Una empresa como Porsche, con su condición de pionera a través de sus productos, tiene que marcar tendencia en una transformación responsable?

La movilidad eléctrica nos está dando una lección importante: con las nuevas tecnologías, hay que aprovechar el momento oportuno. Como hace Porsche. Apostamos muy pronto por la electrificación de nuestros productos y en 2015 decidimos llevar nuestro prototipo Mission E a la producción en serie. El Taycan, nuestro primer deportivo totalmente eléctrico, se ha convertido ya en un gran éxito. El paso coherente hacia la movilidad eléctrica era lo adecuado para Porsche. Nos transformamos por convicción. Y por eso también nos gusta marcar tendencias.

Los valores como la sostenibilidad y la credibilidad son cada vez más importantes para los jóvenes. ¿Cómo se puede llegar a los grupos de destinatarios más jóvenes sin perder los valores tradicionales?

Mi concepción de la sostenibilidad ha evolucionado con los años, igual que ha cambiado la percepción en la sociedad. En efecto, hoy en día la sostenibilidad es la base del éxito en los negocios. Afortunadamente. La economía sostenible es más que una mera tendencia que mueve a la gente en todo el mundo. Quieren conectar e identificarse con marcas que reflejen sus propios valores. La protección del clima, en particular, nos afecta a todos y cada contribución es importante. Eso incluye utilizar los recursos con moderación.

La diversidad juega un papel cada vez más importante en las empresas. ¿Cómo la percibe usted?

Para mí, la diversidad consiste en una variedad de perspectivas. Necesitamos personas que aporten experiencias diferentes. Por eso queremos inspirar a más mujeres para que se unan a Porsche, pero también buscamos gente de otros sectores o con un trasfondo internacional. Ha habido un gran cambio en la dirección y valoramos la importancia de la diversidad. Los equipos mixtos a veces pueden ser agotadores porque no todos los miembros piensan igual, pero al final las soluciones son más innovadoras y se llega más lejos. Personalmente, me parece apasionante trabajar en equipos así.

Actualmente, el 37 % de su plantilla en Compras son mujeres. Pretende ampliar ese porcentaje y crear las condiciones para que las mujeres asuman más responsabilidades. ¿Cuáles son esas condiciones en concreto?

En mi opinión, hay que ofrecer a más mujeres oportunidades de hacerse visibles y asumir responsabilidades. Pero también está claro que Porsche es una marca deportiva, y eso mismo ocurre con nosotras dentro del equipo: hay que ofrecer prestaciones y demostrar ganas de rendir, independientemente del género. Disfruto viendo a las mujeres desarrollarse y alcanzar el éxito. También las apoyo como mentora. Soy la única mujer en la Junta Directiva y, por tanto, también un modelo para otras mujeres.

«Estoy orgullosa de lo compenetrado que está nuestro equipo.»

Barbara Frenkel

Cuando en 2001 dio un nuevo paso en su carrera y se incorporó a Porsche, ya tenía a sus espaldas una exitosa trayectoria con los proveedores. ¿Qué le entusiasmó de la empresa?

La agilidad. La movilidad. Y, naturalmente, los productos. Ya entonces, la marca Porsche era muy respetada y extremadamente cotizada. Porsche se reinventa constantemente y nunca se da por satisfecha con los logros conseguidos. Eso encaja muy bien conmigo, y esa dinámica me motiva para conseguir el máximo rendimiento cada día con mi equipo.

¿Tuvo algo que ver su propia pasión por los deportivos Porsche?

Por supuesto. Mi hermano tenía un 993 Carrera 2 plateado con motor refrigerado por aire, un coche precioso. La dinámica de conducción era increíble, y la primera vez que me senté en el asiento del acompañante fue una experiencia inolvidable. Así empezó mi pasión por Porsche. En aquel momento me dije que algún día me gustaría conducir un deportivo como aquel. El 911 siempre me ha fascinado y lo sigo conduciendo a día de hoy.

¿Quién le ha influido más en su vida?

Mis padres. Me transmitieron valores y siempre me apoyaron. Sin mis padres no habría llegado donde estoy hoy.

Como ya hemos comentado, inició su labor en la Junta Directiva en tiempos difíciles. ¿De qué se siente especialmente orgullosa en este tiempo en el cargo?

Es cierto: vivimos tiempos difíciles. Asumí mi cargo en plena crisis del coronavirus. Además, la guerra de Ucrania nos planteó problemas especiales. Luego llegó la escasez de semiconductores. Y una y otra vez hay interrupciones a corto plazo en las cadenas de suministro. Pero toda crisis supone también oportunidades. Hemos analizado a fondo nuestras cadenas de suministro y hemos hecho los ajustes necesarios. Estoy orgullosa de lo compenetrado que está nuestro equipo. El resultado es para estar satisfechos: a pesar de las circunstancias difíciles, hemos logrado un número récord de vehículos entregados en 2022.

¿Tiene algún lema vital?

La vida es demasiado corta para estar de mal humor.

Artículos relacionados

Datos de consumo

911 Turbo S Cabriolet

WLTP*
  • 12.5 – 12.1 l/100 km
  • 284 – 275 g/km

911 Turbo S Cabriolet

consumo combinado de combustible / emisiones combinadas de CO₂
consumo combinado de combustible (WLTP) 12.5 – 12.1 l/100 km
emisiones combinadas de CO₂ (WLTP) 284 – 275 g/km

Cayenne Coupé Models

WLTP*
  • 13.4 – 10.9 l/100 km
  • 304 – 247 g/km

Cayenne Coupé Models

consumo combinado de combustible / emisiones combinadas de CO₂
consumo combinado de combustible (WLTP) 13.4 – 10.9 l/100 km
emisiones combinadas de CO₂ (WLTP) 304 – 247 g/km