Big Loop

Hoy en día, la inteligencia artificial (IA) ya desempeña un papel importante en el desarrollo de Porsche. En un futuro próximo, el aprendizaje automático permitirá a los expertos optimizar las funciones de los deportivos de Porsche directamente en la carretera. 

Ilustración: Design Hoch Drei 

Big Loop es el nombre que recibe el intercambio permanente de información entre un vehículo y un servidor donde se procesan los datos en segundo plano. Mediante IA, el Big Loop permite optimizar continuamente los sistemas de asistencia a la conducción y otras funciones. Para explicar de forma sencilla cómo puede funcionar este proceso en el futuro, tomemos como ejemplo el Adaptive Cruise Control (ACC): los múltiples sensores del vehículo detectan cada movimiento y posición, incluida la distancia respecto al vehículo de delante. A través de la red de telefonía móvil, el ordenador de a bordo sube continuamente a una nube esta información en forma de flujo anonimizado de datos. En esta potente infraestructura informática, los datos se tratan mediante algoritmos específicamente desarrollados. Las funciones mejoradas o las nuevas aplicaciones desarrolladas sobre esta base se pueden ensayar primero en segundo plano mediante el denominado Shadow Mode. Mientras el ACC actúa del modo habitual, la nueva variante funciona como una sombra en un entorno de hardware separado. 

Los desarrolladores de software valoran cada solución basada en IA y deciden si se debe poner a disposición del cliente. Si su dictamen es positivo, la actualización se instala inalámbricamente en el vehículo a través de la red de telefonía móvil. Con ello, se cierra el Big Loop. 

En el futuro, este bucle de datos integrado y la simulación instantánea en el Departamento de Desarrollo acortarán considerablemente los ciclos más largos y, de hecho, ya se ha dado un paso importante hacia ese objetivo: el Taycan es el primer modelo de Porsche preparado para recibir actualizaciones de forma inalámbrica.

Para obtener del Big Loop la mejor optimización posible es fundamental contar con un extenso fondo de datos. En esto, Porsche dispone de una ventaja gracias a la colaboración con otras marcas del consorcio Volkswagen: la inmensa base de datos común y el desarrollo informático están centralizados en la empresa Cariad (Car, I Am Digital) creada especialmente para ello. A partir de estos datos, se desarrollan sistemas y funciones que reciben de los ingenieros de Porsche su inconfundible ADN: los sistemas de asistencia aumentan la seguridad y el confort. En un atasco, o durante una maniobra de aparcamiento, pueden facilitar las cosas e incluso actuar como instructores. No obstante, la decisión última sigue siendo individual y la posibilidad de conducir de forma totalmente autónoma sigue siendo en todo momento una opción en Porsche. 

Heike Hientzsch
Heike Hientzsch

Artículos relacionados