Roadbook: Delta – Vancouver

Un bosque denso, la belleza salvaje de las costas, una metrópoli resplandeciente: en el suroeste de Canadá parece como si viajáramos por mundos diferentes.

   

Definitivamente cualquier persona debería venir a la Isla de Vancouver y recorrer parte de la Pacific Marine Circle Route «Allí encontrará el prístino paisaje, carreteras solitarias y sinuosas y la hermosa capital de la provincia». Incluso antes de iniciar nuestro viaje, buscamos el consejo de Garth Webber Atkins. Para la presidenta de la sección Isla de Vancouver del Porsche Club of America, la ruta es un sueño absoluto: con una combinación única de metrópoli moderna, solitarias carreteras costeras y salvajes bosques primigenios.

Sin embargo, la palabra «isla» da una impresión equivocada. La Isla de Vancouver tiene 100 kilómetros de ancho y 450 kilómetros de largo, es decir, es algo más grande que Bélgica. Nuestro viaje incluye dos travesías en ferri de hora y media cada una. Este es el plan: cruzamos por el sur de Vancouver con la conexión de ferri Tsawwassen-Victoria (bahía de Swartz), exploramos la espectacular naturaleza de la punta suroeste de la isla y regresamos por Nanaimo al norte de la metrópoli, hasta la bahía de Horseshoe. El punto de partida de nuestro viaje por carretera es la ciudad de Delta, llamada así por el estuario del río Fraser. Cerca de allí recogemos nuestro Porsche Macan en la versión Performance canadiense, en blanco clásico con detalles en negro. Es el coche ideal para nuestros propósitos: espacioso, pero también suficientemente compacto para pasos estrechos y adecuado para excursiones ocasionales por carreteras de grava o tramos de playa.

Disfrute al volante:

Disfrute al volante:

la felicidad se alcanza cuando todo confluye. Una ruta hermosa, un paisaje precioso y un tiempo soleado.

Antes de embarcar, damos un rodeo hasta Steveston Village. Para ello, dirigimos nuestro SUV hacia el suroeste de Richmond, la ciudad vecina de Delta. Sopla una brisa fresca mientras exploramos el puerto pesquero y los alrededores de la ciudad de 220 000 habitantes. En el proceso, conocemos a Sasha Shkolnik. Esta joyera emigró hace años desde Ucrania a la Columbia Británica a través de Alemania. «El ambiente es de una calma absoluta», comenta sobre su nueva vida. «El pescado se vende directamente del barco y se han abierto boutiques junto a varios restaurantes». Esta mujer de 54 años ha encontrado aquí su lugar en el mundo.

Forjadas con amor:

Forjadas con amor:

las parejas pueden diseñar y fabricar sus propios anillos de boda y otras joyas en Juvelisto Design, en el distrito Steveston Village de Richmond, bajo la dirección de la orfebre Sasha Shkolnik.

Seguimos hacia la terminal de ferris de Tsawwassen, unos metros antes de la frontera con EE. UU. Por la autopista 99 cruzamos dos brazos del río Fraser. Esta poderosa corriente arroja cada año 112 kilómetros cúbicos de agua al Pacífico y arrastra 20 millones de toneladas de sedimentos al océano. Como muchas otras masas de agua, el río se alimenta de la nieve de las Montañas Rocosas. En un día claro, las montañas enmarcan el fascinante panorama de la región metropolitana del Pacífico.

Tomamos la ruta a través del océano. La terminal de ferris y el barrio llevan el nombre de la Primera Nación Tsawwassen, que se traduce aproximadamente como «pueblo con vistas al mar». Este es el hogar del pueblo tsawwassen. Forman parte de los Coast Salish, un grupo de etnias indígenas de la costa del Pacífico de Norteamérica cuya historia se remonta varios milenios atrás. Después de que el ferri haya serpenteado por las pequeñas islas delante de la costa hasta la bahía de Swartz, llegamos al puerto deportivo de la bahía de Oak, en Victoria, tras media hora de travesía. Una pequeña delegación del Club Porsche local, encabezada por su presidenta Garth Webber Atkins, nos espera en el aparcamiento. En 1996, los fans de Porsche de la Isla de Vancouver formaron su propia sección separada de la continental, que ahora cuenta con más de 600 miembros. Hoy han traído una muestra representativa de la flota del club, desde el 968 Clubsport hasta un 928 y un 911 clásico.

Vida costera:

Vida costera:

miembros del Club Porsche local nos saludan a nuestra llegada a Victoria (arriba).

«Es un placer y un honor recibir a visitantes de Stuttgart», nos saluda Webber Atkins. Tras la calurosa bienvenida, nos familiarizamos con la capital de la provincia, Victoria.

Altura imponente:

Altura imponente:

los tótems de la Isla de Vancouver alcanzan los 53 metros de altura. Este se llama Knowledge Totem (Tótem del Conocimiento) y se alza frente al edificio del Parlamento en Victoria. Alcanza una altura de casi diez metros y fue tallado por Cicero August, de la tribu Cowichan Salish, y sus hijos Darrel y Doug con motivo de los Juegos de la Commonwealth de 1994. En Vancouver, en cambio, dominan los rascacielos. La Vancouver House, del arquitecto danés Bjarke Ingels, tiene 150 metros de altura. Su sección transversal pasa gradualmente del triángulo del solar a un rectángulo.

El puerto se adentra mucho en tierra firme y hay edificios victorianos imponentes como el Parlamento o el Fairmont Empress Hotel que dan testimonio del asentamiento británico, que comenzó en 1843 con la construcción del Fort Victoria a cargo de la Hudson's Bay Company. Los edificios en estilo colonial caracterizan la imagen de la ciudad tanto como los emplazamientos residenciales en los acantilados, las pintorescas casas flotantes y el ambiente relajado, como el que se respira por ejemplo en el Hotel Zed, cuyo interior revive los años 60, incluido un histórico autobús VW frente a la puerta. Victoria ha sido la capital de la isla desde 1849, cuando se fundó la Colonia de la Corona de la Isla de Vancouver. Siguió siéndolo incluso después de la unificación con la Colonia de la Corona de la Columbia Británica (CB) en 1866. Con una superficie de 920 686 kilómetros cuadrados, la provincia canadiense de la Columbia Británica es más grande que cualquier país europeo. Sin embargo, solo tiene cinco millones de habitantes.

No lejos del Parlamento, en el Parque Thunderbird, se alza la Casa de Mungo Martin, construida en 1953 por el que probablemente sea el artista más importante de la Primera Nación en el estilo tradicional de los kwakwaka'wakw. Mungo Martin (1879-1962) fue jefe de la Asamblea Potlatch de los Pueblos Indígenas. Su tótem, creado en 1953, también es impresionante: una escultura monumental tallada en el tronco de un árbol y pintada de colores. La realización de un tótem se considera un símbolo de la posición de una familia en la jerarquía social de una tribu.

Construidas sobre el agua:

Construidas sobre el agua:

las coloridas casas flotantes del puerto de Victoria están junto al edificio del parlamento provincial de la Columbia Británica. Con su estilo arquitectónico victoriano, hace honor al nombre de la capital (abajo).

Continuamos hacia Sooke. Esta pequeña ciudad con playas para practicar surf es ideal para pasar la noche. Destaca por su originalidad la East Sooke Tree House. Una lujosa casa en un árbol en medio del denso bosque. De camino hacia allí, tenemos la carretera casi solo para nosotros. Los puentes son de un solo carril, pero nunca nos toca esperar. La autopista 14, hace pocos años aún una carretera maderera sin asfaltar, sigue la costa hasta Port Renfrew: desde los puntos ligeramente más elevados se disfruta de una maravillosa vista sobre el estrecho de Juan de Fuca hasta la península Olímpica en EE. UU. El West Coast Trail discurre directamente a lo largo de la costa. Se estableció en 1907 como ruta de rescate para ayudar rápido a los náufragos. Las tormentas y las altas olas que desplazaban un banco de arena de un kilómetro de ancho hacían que este tramo de costa fuera impredecible ya entonces para los marineros, que lo llamaban el «cementerio del Pacífico», y es probable que actualmente haya más de 100 pecios en el fondo del mar.

Vida relajada:

Vida relajada:

el Hotel Zed de Victoria recuerda los años 60, incluidas referencias a los tiempos de la refrigeración por aire. En Seek & Surf, en Sooke, los deportes acuáticos están omnipresentes (abajo).

La autopista en sí también es bastante exigente, con subidas y bajadas, curvas cerradas y desniveles. Con buen tiempo, puro disfrute para la conducción. La dirección del Macan transfiere con precisión las órdenes del conductor a la carretera y, al acelerar a la salida de las curvas cerradas, la tracción a las cuatro ruedas se despliega en toda su magnitud. El efecto de la potencia a través de las cuatro ruedas también transmite una buena sensación cuando llevamos el Macan directamente a la playa de piedras. El SUV deportivo se siente como pez en el agua sobre los guijarros del tamaño de un puño.

Aquí, el aroma salado del Pacífico; unos metros más allá, el olor ligeramente rancio y profundamente terroso de la selva tropical que nos envuelve y apenas deja pasar un rayo de sol; luego un aroma intenso a resina procedente de las cálidas agujas de pino del suelo del bosque. Estamos justo en medio de la espectacular naturaleza de la Isla de Vancouver.

Oasis verde:

Oasis verde:

cuando brilla el sol, es fácil olvidar por qué el bosque de la costa del Pacífico en la Columbia Británica cumple la definición de selva tropical: requiere al menos 1400 milímetros de precipitaciones al año.
Tranquilidad:

Tranquilidad:

a los osos negros al borde de la carretera no les irritan los coches. Hay más de 7000 en la Isla de Vancouver y más de 120 000 en toda la Columbia Británica.

La carretera costera termina en Port Renfrew. El que desee alojarse junto al mar encontrará un lugar ideal en los Seaside Cottages. Directamente sobre el agua, estos cómodos chalés con acceso privado a la playa y bañera de hidromasaje invitan a vivir una experiencia de bienestar en plena naturaleza. Ballenas en el mar, osos negros en el bosque, águilas en el aire... el lugar es perfecto para todo tipo de avistamientos. El pueblo, con 144 habitantes, está situado en la bahía de San Juan, donde desemboca el río homónimo. La gente ha vivido aquí de la pesca desde tiempos inmemoriales. Y, tras la llegada de los ingleses, también de la industria maderera. Otro factor importante es que Port Renfrew tiene la única gasolinera en los 130 kilómetros que separan Sooke del lago Cowichan.

En el bosque, 15 kilómetros más allá, se encuentra uno de los abetos de Douglas vivos más grandes del mundo: 73,8 metros de altura, 13,3 metros de circunferencia y posiblemente 1000 anillos anuales. Las tuyas gigantes, también llamadas «cedros rojos», se elevan hasta el cielo y hay rutas de senderismo que facilitan el acceso a ellas. Pero cuidado, los carteles advierten que hay que llevar a los niños de la mano y a los perros con correa debido a los osos negros y los pumas.

Nuestra autopista 14 gira aquí hacia el norte y se adentra en las montañas. La carretera forestal ofrece unos solitarios 60 kilómetros de naturaleza en estado puro. Solo en la pequeña ciudad de Lake Cowichan junto al lago del mismo nombre, con casi 3000 habitantes, volvemos a encontrarnos con infraestructura turística. Los restaurantes del paseo marítimo invitan a detener el reloj, desde el clásico diner norteamericano hasta el restaurante de lujo especializado en pescado. Tras un refrigerio, nos dirigimos a la bahía de Departure en Nanaimo, donde cruzamos de nuevo a tierra firme. Antes de llegar a la bahía de Horseshoe, disfrutamos de unas magníficas vistas de Vancouver y de los macizos montañosos circundantes. Incluso se deja ver el monte Baker, a unos 150 kilómetros.

Una vista poco común:

Una vista poco común:

el monte Baker brilla a la luz del atardecer sobre el puerto de Vancouver y las instalaciones portuarias. Este volcán de 3286 m de altura y cubierto de hielo está a unos 110 km de aquí, en el estado de Washington (EE. UU.).
A la vuelta:

A la vuelta:

Nanaimo es la ciudad portuaria desde la que volvemos a tierra firme hacia la bahía de Horseshoe. El puente Lions Gate atraviesa el estrecho al comienzo del fiordo llamado Burrard Inlet. Se adentra 44 kilómetros en tierra firme.

Para llegar a nuestro destino, Vancouver, aún tenemos que cruzar el fiordo de 44 kilómetros de longitud y tomar el imponente puente Lions Gate. A continuación, la carretera atraviesa el Parque Stanley, en el extremo norte de la metrópoli. Con una superficie de 404,9 hectáreas y medio millón de árboles, es el mayor parque urbano de Canadá y el tercero de Norteamérica, y está protegido desde 1886. Su tamaño equivale a unos 550 campos de fútbol y tiene una red de 200 kilómetros de senderos.

Ahora llegamos al centro de Vancouver y pasamos otro puente sobre la ensenada de False Creek, que sus descubridores confundieron con un río. Aquí se encuentra la pequeña península de Granville Island. Durante mucho tiempo centro industrial, hoy en día merece la pena una visita turística al distrito comercial y cultural. Es imprescindible un desvío al gran mercado, y los numerosos restaurantes parecen más que apetecibles. Lo mismo ocurre con la posibilidad de explorar False Creek con los pequeños ferris de pasajeros.

También es notable la vista de los rascacielos de enfrente, y sobre todo llama inmediatamente la atención la Vancouver House del arquitecto danés Bjarke Ingels. Construido en un solar triangular, el edificio de apartamentos de 150 metros de altura adopta esta forma geométrica y su perfil solo alcanza una forma rectangular en el tercio superior.

Aquí nuestro viaje llega a su fin. Un recorrido donde tradición y modernidad se dan la mano y donde lo primigenio se encuentra con lo imponente. Y donde siempre queda mucho por descubrir.

Explore la ruta usted mismo

Descubra todo el recorrido de la ruta en Canadá en la app Roads.

Jochen Kruse
Jochen Kruse
Artículos relacionados

Datos de consumo

Macan S

WLTP*
  • 11.7 – 11.1 l/100 km
  • 265 – 251 g/km

Macan S

consumo combinado de combustible / emisiones combinadas de CO₂
consumo combinado de combustible (WLTP) 11.7 – 11.1 l/100 km
emisiones combinadas de CO₂ (WLTP) 265 – 251 g/km

Modelos Taycan berlina deportiva

WLTP*
  • 24.1 – 19.6 kWh/100 km
  • 0 g/km
  • 370 – 510 km

Modelos Taycan berlina deportiva

consumo combinado de combustible / emisiones combinadas de CO₂
consumo combinado de electricidad (WLTP) 24.1 – 19.6 kWh/100 km
emisiones combinadas de CO₂ (WLTP) 0 g/km
autonomía eléctrica combinada (WLTP) 370 – 510 km
autonomía eléctrica urbana (WLTP) 440 – 627 km