Entre bastidores con Emma Raducanu

Tras ganar por sorpresa el US Open con solo 18 años, se ha convertido de repente en una estrella del mundo del tenis y modelo para toda una generación. En Christophorus, la nueva embajadora de marca de Porsche Emma Raducanu nos habla sobre motivación y automovilismo.

   

La novela es literatura universal. «Emma Woodhouse, bella, inteligente y rica, con una familia acomodada y un buen carácter, parecía reunir en su persona los mejores dones de la existencia». Con estas palabras presentaba Jane Austen a su protagonista en 1816. El nombre de Emma, título de la famosa obra, es sinónimo de universalidad y magnitud. Cuando los Raducanu llamaron así a su hija, expresaron desde el inicio sus esperanzas en ella. Emma Raducanu nació el 13 de noviembre de 2002 en Toronto. Su padre es rumano de nacimiento, mientras que su madre Renee es china. Cuando Emma cumplió los dos años, la familia se asentó en Gran Bretaña. Su casa de Bromley está a casi una hora en coche al sudeste del centro de Londres, y sus padres trabajan en el sector financiero. Highbury, el hogar de la heroína de la novela casi de su misma edad, está prácticamente a idéntica distancia de la City londinense. Sin embargo, naturalmente, entre las biografías de las dos poderosas Emmas hay todo un abismo: mientras que el personaje literario se echa a perder en brazos de una vida ociosa, la atleta del mundo real entrena desde niña para conseguir el éxito.

Nueva en el equipo:

Nueva en el equipo:

la ganadora del US Open, Emma Raducanu, es ahora embajadora de marca de Porsche.

Resiliencia y lógica

«Sin duda, mi origen familiar y multicultural me ha marcado definitivamente», explica Emma Raducanu cuando nos encontramos para la sesión fotográfica. «De mi madre he heredado seguramente gran parte de la resiliencia y la capacidad de sacrificio que tanto me ayuda en la pista. La habilidad para pensar con lógica y en procesos me viene más bien por parte de mi padre. Ambos tenían muchas expectativas depositadas en mí y siempre me inspiraron y me estimularon». En paralelo a su carrera deportiva, culminó el A-Level —el bachillerato británico— con las máximas calificaciones en matemáticas y economía. Y le encanta el automovilismo. «El tenis por sí solo», afirma, «habría sido demasiado unidimensional». Y salta a la vista que dice la verdad, puesto que la joven irradia curiosidad y ganas de vivir. Se imagina perfectamente estudiando la carrera de económicas o derecho. Pero primero el tenis.

Empezó a practicar cuando solo tenía cinco años. Entrenaba antes de ir al colegio y también por la tarde y seguía entrenando aunque se fundieran los proyectores de luz. «Mi padre siempre me decía: si eres capaz de hacerlo a oscuras, luego te será más fácil a la luz del día». Desde niña tenía muy claro su objetivo: quería competir en el cercano Wimbledon y ganar Grand Slams. Además, a los seis años empezó a conducir karts. «Recuerdo que me encantaba y lo pasaba genial. Cuanto más mejoraba, más disfrutaba la sensación de velocidad y dominio». Emma, una persona llena de energía, tampoco rehúye las carreras de motocross. «¿A qué niño no le gusta jugar en el barro?», pregunta entre risas. «En serio, fue ir un paso más allá respecto a los karts. El motocross requiere coordinación y equilibrio y te genera aún más adrenalina». 

El motivador sonido del 911:

El motivador sonido del 911:

cuando aún estaba en la escuela, Emma Raducanu ya admiraba el Porsche de su entrenador y soñaba con tener uno propio.

El sonido del 911 antes de ir al colegio

Esos atributos también son necesarios en el tenis. Cuando cumplió los 13 años, Emma Raducanu pudo empezar a participar en torneos de la Federación Internacional de Tenis (ITF) para tenistas sub-18. Solo ocho días después, se convirtió en la ganadora más joven de un torneo en la historia de la ITF al imponerse en el Nike Junior International de Liverpool, el primer logro superlativo en su corta carrera. Hacía mucho que tenía un entrenador fijo, y él tenía a su vez un deportivo. «Para mí era una motivación increíble siempre que escuchaba llegar su 911 a las siete de la mañana», relata. «Yo admiraba aquel coche y soñaba con tener algún día mi propio Porsche». Suele peregrinar a Brands Hatch para ver eventos automovilísticos como la Carrera Cup británica o la final del Campeonato de Turismos. También ha estado en un Gran Premio de Fórmula 1. «Sigo diversas categorías. La Fórmula E me gusta porque es una innovación ecológica y porque los motores eléctricos ofrecen una aceleración sensacional. Además hay un montón de adelantamientos, así que es muy emocionante. ¡Me llevé una gran alegría con la primera victoria de Porsche!». Ya ha tenido ocasión de convencerse por sí misma de las prestaciones de un coche eléctrico en el Taycan GTS Sport Turismo. «Es el coche más potente que he conducido nunca en carretera». Le gustaría volver a competir en carreras, pero lo primero es el tenis.

Codiciado trofeo:

Codiciado trofeo:

Raducanu ganó el US Open con solo 18 años.

Pisando a fondo en 2021

A principios del verano, participó en Wimbledon por invitación como número 338 del ranking mundial de la WTA y consiguió llegar hasta octavos de final, con lo que se convirtió en la jugadora británica más joven de la historia en pasar a cuarta ronda en el torneo profesional. El siguiente logro mayúsculo.

Unas semanas después llegó el segundo Grand Slam de su carrera: el US Open. Para poder jugar en Nueva York tuvo que superar primero la ronda de calificación. Se impuso sin problemas en los tres partidos. Al principio, la novata no llamó prácticamente la atención en Flushing Meadows. Sin embargo, superó las tres primeras rondas y se impuso en octavos de final contra Shelby Rogers. Ya en cuartos, eliminó a la campeona olímpica Belinda Bencic y en la semifinal a Maria Sakkari. En la final, se proclamó vencedora del torneo tras ganar por 6-4, 6-3 a Leylah Fernandez. Contando la calificación, fue su décima victoria consecutiva sin perder un solo set. Ningún tenista había ganado antes el torneo tras salir de la ronda de calificación. El mundo del tenis se puso patas arriba. Los medios de comunicación encumbraron su historia, y la triunfadora recibió una lluvia de felicitaciones. Hasta la casa real británica hizo públicas las felicitaciones de la Reina, y Martina Navratilova tuiteó: «¡Ha nacido una estrella!». La BBC la eligió como «Personalidad Deportiva del Año» y la WTA la nombró «Novata del año». A principios de 2022 se convirtió en la mujer más joven de la historia en ser nombrada Miembro de la Orden del Imperio Británico por los servicios prestados a su país. ¿Cómo procesar todo eso siendo prácticamente una adolescente?

«El tenis por sí solo sería demasiado unidimensional.»

Emma Raducanu sobre su amor por el automovilismo.

En la noria de la opinión pública

Emma Woodhouse, la heroína de Jane Austen, era adorada por todos y casi nadie la criticaba. Pero la vida no es una novela. Emma Raducanu se convirtió de golpe en un personaje público a base de magistrales raquetazos con bolas de hasta 160 km/h. Como en una noria, aduladores y críticos la acompañan en sus triunfos y sus derrotas. Su estímulo en ese sube y baja: «No pararse nunca, aprender, seguir mejorando, acumular experiencia». Emma aún tiene muchos retos por delante. Primero el tenis. Luego ya se verá.

Heike Hientzsch
Heike Hientzsch

Artículos relacionados

Datos de consumo

Taycan GTS Sport Turismo

WLTP*
  • 0 g/km
  • 24,1 – 21,0 kWh/100 km
  • 424 – 490 km

Taycan GTS Sport Turismo

consumo combinado de combustible / emisiones combinadas de CO₂
emisiones combinadas de CO₂ (WLTP) 0 g/km
consumo combinado de electricidad (WLTP) 24,1 – 21,0 kWh/100 km
autonomía eléctrica combinada (WLTP) 424 – 490 km
autonomía eléctrica urbana (WLTP) 524 – 616 km
NEDC*
  • 0 g/km
  • 26,0 kWh/100 km

Taycan GTS Sport Turismo

consumo combinado de combustible / emisiones combinadas de CO₂
emisiones combinadas de CO₂ (NEDC) 0 g/km
consumo combinado de electricidad (NEDC) 26,0 kWh/100 km