99X Electric

Una propulsión plenamente eléctrica de máxima eficiencia. Uno de los equipos más exitosos, dirigido por cuatro estrategas del antiguo equipo LMP. Así empieza Porsche su primera temporada en la Fórmula E.

  

Aquí puede oír un audio del artículo (disponible solo en inglés)

«Antes de la carrera se tiene que haber automatizado cada escenario posible. Tanto la aplicación del fanboost como un pinchazo». Amiel Lindesay
Amiel Lindesay

Amiel Lindesay

Su palabra tiene peso. Da las órdenes en los boxes también en las carreras. Los mecánicos y pilotos tienen que poner en práctica la estrategia que él ha diseñado. El neozelandés tiene experiencia en la Fórmula 1 y en Le Mans.

El estratega

Cargo:  Director de Operaciones de Fórmula E
Edad:  43
En Porsche desde:  2012

La eficiencia es el mantra de Amiel Lindesay, Director de Operaciones del Equipo TAG Heuer Porsche de Fórmula E. El grupo de mecánicos de boxes será más reducido que en las otras series de competición, pero las tareas son las mismas. «Esto significa que en cada uno de nosotros no recae una sola tarea, sino varias», concluye Lindesay. Antes de dedicarse a la Fórmula E, se encargaba de la estrategia de carreras para las intervenciones en el LMP1 de Porsche al frente de un equipo bastante mayor. Sin embargo, un número más reducido de personas no supone ningún inconveniente para él: «Llegamos a conocernos mucho mejor entre nosotros y formamos una familia compacta y armoniosa», describe este neozelandés el sentimiento de pertenencia que se respira dentro del equipo. En las carreras de 24 horas, Lindesay era conocido por sus elaboradas estrategias para las paradas en boxes. En la Fórmula E, sin embargo, no tiene la posibilidad de planificarlas, pues no están previstas en el reglamento. A pesar de ello, también ve posibilidades de ganar un valioso tiempo en la serie de carreras plenamente eléctrica. «Si uno de mis pilotos obtiene el fanboost, deberá aplicar la potencia extra de la que dispone justo en el momento adecuado», dice Lindesay. Además, señala que en la Fórmula E se ha de contar siempre con la posibilidad de que se produzcan daños por colisiones: «Las carreras se disputan en calles de verdad, donde no hay zonas de escape. Si se comete un fallo, se impacta contra el muro». El hecho de que la densidad de rendimiento sea especialmente elevada en la Fórmula E le estimula todavía más. «En la competición siempre se aspira a ser el primero. Da igual con quién se comparta la pista».

«La Fórmula E apenas te deja tiempo para reajustar la compleja técnica». Malte Huneke
Malte Huneke

Malte Huneke

Ya veló por la actuación del 919 Hybrid y tuvo que cambiar de chip con el Porsche 99X Electric. Lo que en el Mundial de larga distancia dura tres días, la Fórmula E lo comprime en uno.

El entrenador jefe

Cargo: Director Técnico de  Proyecto y Director  del Grupo Performance  de la Fórmula E
Edad: 39
En Porsche desde: 2005

Un comienzo con nieve. «La primera presentación del Porsche 99X Electric tuvo lugar en marzo en nuestro circuito de pruebas de Weissach. Había nevado y hacía mucho frío, por lo que había un ambiente muy especial», recuerda Malte Huneke. «En estas circunstancias salió por primera vez a la pista nuestro nuevo coche de carreras». Huneke es el Director Técnico de Proyecto del Equipo TAG Heuer Porsche de Fórmula E. Su tarea consiste en conformar a tiempo el rompecabezas de alta tecnología del 99X Electric, desarrollar una técnica fiable y conferir rapidez al coche. Una gran responsabilidad para sus 39 años. Pero esto no es nada nuevo para él. Antes de implicarse en la Fórmula E, Huneke fue «Head of Performance» en el equipo Porsche LMP1 de más éxito. Ahora, en la Fórmula E, los tiempos de actuación son considerablemente más cortos. Ese es precisamente el gran reto que afronta Huneke. Entre la calificación y la carrera apenas queda tiempo para realizar ajustes de precisión o reparaciones. En la Fórmula E, ambos eventos se celebran el mismo día. La rapidez es uno de los factores del éxito. El otro es una gestión de energía lo más perfecta posible. Por ello el equipo de entrenamiento practica este aspecto junto con los pilotos en el circuito de pruebas o el simulador. El objetivo es que los pilotos de Porsche Neel Jani y André Lotterer se familiaricen con el 99X Electric y sepan cuándo el coche recupera energía de la forma más eficaz posible. «Evidentemente, en nuestras simulaciones no tenemos competidores de verdad», admite Huneke. Por ello, aunque no le gusta lanzar predicciones, tiene un objetivo muy claro: «Queremos llegar lo más rápido posible al podio».

«Una buena gestión de equipo no es visible, pero lo organiza todo». Carlo Wiggers
Carlo Wiggers

Carlo Wiggers

El equipo de este padre de dos hijos se encarga de todo lo relacionado con la organización: desde las reservas de hotel hasta la asistencia médica. También se encarga de las relaciones con los patrocinadores y los socios.

El gestor

Cargo: Director de Gestión de Equipo & Business Relations del Deporte de Motor de Porsche
Edad: 43
En Porsche desde: 2013

En el deporte clásico del motor se dispone de unas instalaciones de boxes y la posibilidad de instalarse allí óptimamente. Además la agenda permite organizar repetidas reuniones para actualizar el programa. Tanto más importante es que en la Fórmula E todos los colaboradores del equipo de entrenamiento implicados en el evento encuentren unas condiciones ideales que les permitan arrojar el máximo rendimiento en el circuito. Y esta es la tarea de Carlo Wiggers. Antes de que comenzara la temporada preparó una lista de posibles pilotos para el 99X Electric. «La elección de Neel Jani y André Lotterer la preparamos el Director de Competición Fritz Enzinger, Amiel, Malte, Pascal y yo conjuntamente. La decisión final la toma la Junta Directiva», explica Wiggers, que aparte de la gestión del equipo también dirige el área de Business Relations. Luego se les añadieron Simona De Silvestro y Thomas Preining como pilotos de prueba y desarrollo. «Para nosotros es importante que el pool de pilotos armonice con el equipo y también con la marca Porsche». En el caso de Jani y Lotterer no había duda, pues ya habían participado en el equipo LMP1. Lo mismo se puede decir de los patrocinadores: «Algunas de las cooperaciones surgieron a raíz de nuestra implicación en el proyecto LMP1, pasando ahora con nosotros a la Fórmula E». A Wiggers no le costó mucho convencer a las empresas sobre el nuevo proyecto deportivo. La Fórmula E va dirigida a un sector joven al que no podemos llegar con el automovilismo clásico. La serie no se celebra en circuitos tradicionales, sino en un entorno urbano, allí donde vive el público al que va dirigida », expone Wiggers. No teme que las expectativas sean demasiado altas en la temporada de estreno: «Cuando regresamos a Le Mans en 2014 el historial de Porsche en Le Mans pesaba sobre nuestras espaldas. Pero en el caso de la Fórmula E, no hay aún ninguna presión en este sentido». Además, según Wiggers, la esencia de la competición es medirse con los mejores, «y eso solo es posible donde actualmente corren los mejores: en la Fórmula E».

«La serie de carreras más disputada del mundo». Pascal Zurlinden
Pascal Zurlinden

Pascal Zurlinden

En este francés confluyen todos los hilos: no solo dirige el equipo TAG Heuer Porsche de Fórmula E, sino que también es responsable del automovilismo GT de fábrica.

El visionario

Cargo: Director de Proyecto del Deporte del Motor
Edad: 37
En Porsche desde: 2014

«El 99X Electric pasará a la historia», asegura el francés Pascal Zurlinden, de 37 años. Y lo dice con conocimiento de causa, pues ha tenido mucho que ver con los éxitos del equipo Porsche LMP1 y los vehículos GT, primero como ingeniero de pruebas y más tarde como ingeniero de estrategia. Desde septiembre de 2019 es Director de Proyecto del Deporte del Motor. En este cargo quiere conseguir para Porsche una historia plagada de éxitos en la Fórmula E. Sin embargo, su fascinación por la Fórmula E es bastante reciente. De hecho, la primera carrera de la serie que vio en directo fue el E-Prix de Nueva York en julio de este año: «Es impresionante la inmediatez con la que se desarrolla todo en la Fórmula E: los coches no solo compiten muy pegados entre sí, sino que además lo hacen directamente ante los ojos del público». Le molesta sobremanera que los críticos no consideren la Fórmula E como un verdadero deporte. «Quien diga eso, debería ir primero a ver una carrera para darse cuenta de que es una competición pura y dura. Estoy seguro de que con el tiempo la Fórmula E atraerá a cada vez más espectadores». Solo presentándose como una unidad compacta puede Porsche tener alguna posibilidad en esta serie de carreras. A ello contribuyen medidas básicas como que los miembros del equipo TAG Heuer Porsche de Fórmula E se saluden cada mañana con un apretón de manos y mirándose a los ojos. «Una breve mirada a la cara de los compañeros debe bastar para saber cómo están y si necesitan mi ayuda», explica Zurlinden. Y es que el día de la carrera todo tiene que ir como la seda, pues entre las distintas fases apenas queda tiempo para hablar. Tiene que haber un entendimiento instantáneo entre los miembros del equipo. «Solo así podemos alcanzar el podio en nuestro debut», dice convencido.

El gen Porsche en el 99X Electric

Chasis
El segundo vehículo estandarizado  en la historia de la Fórmula E lleva  el nombre de «Gen2» y fue  presentado en 2018. Puede alcanzar hasta 280 km/h en una recta lo suficientemente larga.

Neumáticos
Para optimizar costes, todos los coches de carreras de la Fórmula E utilizan los mismos neumáticos Michelin de 18 pulgadas. También con lluvia. Son para todas las estaciones del año.

Halo
Unas tiras LED adornan la protección para la cabeza, fabricada en titanio de alta resistencia. Cuando se iluminan en rojo magenta, el coche circula en modo de calificación o disfruta del fanboost. Cuando se iluminan en azul, el coche está en modo ataque.

Propulsión
El motor eléctrico, el convertidor, la transmisión, el diferencial, los ejes de transmisión, la refrigeración de los componentes y la unidad de control son desarrollos propios. La estructura de la zaga alrededor de la propulsión el chasis trasero también proceden de Weissach.

Efecto suelo
En lugar del clásico alerón trasero la llamada ala X conforma la llamativa vista posterior del Porsche 99X Electric. Un enorme difusor se encarga de pegar el vehículo al suelo.

Aerodinámica
A diferencia de lo que ocurre en otras series de la Fórmula, los pasos de rueda llevan un revestimiento en el sentido de la marcha. Esto favorece la aerodinámica y aumenta la seguridad puesto que los autos no se levantan del suelo con tanta facilidad en caso de colisión.

Volante
Los pilotos tienen una especie de ordenador en el volante. Diferentes botones y reguladores permiten controlar distintos programas de software para la gestión energética.

Batería
El acumulador es igual para todos. Plenamente cargada, la batería de iones  de litio tiene una potencia de 52 Kwh.

Frenos
El sistema Brake-by-Wire determina si se ha de reducir la velocidad de forma mecánico-hidráulica con ayuda del disco de freno o con el motor eléctrico para recuperar energía.

«Componentes estandarizados» es un término que hasta ahora los ingenieros de carreras de Porsche conocían como mucho de la Copa Carrera. Pero ya fuera en Le Mans o en las carreras WEC, el fabricante de deportivos disfrutaba de mucha más libertad respecto al diseño técnico de vehículos. Con su incorporación a la Fórmula E, Porsche se adentra en un nuevo terreno, pues el reglamento dicta el 80 por ciento de los componentes del novedoso coche de carreras 99X Electric plenamente eléctrico: el chasis y la batería tienen que ser iguales para todos los coches participantes. A Porsche solo le queda un 20 por ciento con el que demostrar de lo que es capaz. Aparte de la estructura de la zaga y el chasis trasero los ingenieros de Weissach han desarrollado un sistema de propulsión de máxima eficacia: el llamado Porsche E-Performance Powertrain.

Para ello les sirvió de mucho la experiencia que habían adquirido con el coche de carreras LMP1 919 Hybrid, que tantos éxitos obtuvo en el automovilismo. «Hemos aprovechado los conocimientos adquiridos entonces para desarrollar el sistema de propulsión del Porsche para la Fórmula E», revela Malte Huneke, Director Técnico de Proyecto de la Fórmula E. Así, en el Porsche 99X Electric se emplea la tecnología de 800 voltios utilizada en el 919 Hybrid e introducida de serie en el Taycan, el primer deportivo de serie con propulsión plenamente eléctrica. También el motor síncrono de imán permanente (PSM), ya conocido del Taycan, ha desempeñado un importante papel en la optimización del concepto de propulsión para el 99X Electric. Una vez más, siguiendo la acreditada tradición de la casa, los coches de serie y los de carreras se inspiran recíprocamente. Típico de Porsche.

Axel Stubbe
Axel Stubbe
Artículos relacionados