Más atractivo. Más atlético. Más musculado.

Así se presenta la nueva generación del clásico entre los deportivos de Zuffenhausen. ¿Cuáles son las peculiaridades del diseño del 911? Nos los explican los diseñadores de Porsche Peter Varga (exterior) e Ivo van Hulten (interior).

km 038–060
3. Weissach
4. Pforzheim

Desde hace décadas el 911 es un icono del diseño a nivel mundial. ¿Cómo han desarrollado esta generación, que es ya la octava?

Peter Varga

Peter Varga

Peter Varga: El 911 vive de su excepcional lenguaje formal, empezando por la silueta, que habla por sí misma. En base al genial diseño del contorno, todo el mundo reconoce el 911 a primera vista. Nuestro primer cometido fue definir las peculiaridades de su carácter sin querer modificarlo ni acentuarlo en demasía. En mi opinión, las proporciones del 911 han mejorado a lo largo de los años. En la nueva generación hemos continuado con esta tendencia ensanchando las partes delantera y trasera con la intención de conseguir un 911 más atractivo, atlético y musculado. Al 911 le queda en general bien que la parte delantera sea más ancha. En cambio, el cuerpo central donde se encuentra el habitáculo de los pasajeros ha quedado comparativamente más estrecho. Una puerta más plana realzada en el lugar oportuno hace destacar un guardabarros más sólido. Al mismo tiempo las dimensiones de las ruedas traseras han aumentado una pulgada. El vehículo se adapta así mucho mejor a la carretera, acentuándose la zona que alberga el motor y por tanto toda la fuerza.

En cambio para nosotros, los diseñadores, la parte trasera es la más emocionante debido a la aerodinámica. El 911 necesita mucha carga aerodinámica en el eje trasero, pero a la vez había que seguir mejorando el coeficiente de arrastre. Estos requisitos, combinados conla línea descendiente del techo, fueron un desafío enorme que nos mantuvo muy ocupados.

Ivo van Hulten

Ivo van Hulten

Ivo van Hulten: En el proceso de configuración del nuevo 911 nos preocupamos mucho por respetar las modificaciones que han ido experimentando las generaciones anteriores. En el primer 911, por ejemplo, el espacio interior era muy horizontal, todo se encontraba en una línea. Desde finales de los ochenta el enfoque se puso en la técnica. En el nuevo nueveonce queremos jugar con nuevos materiales y volvemos al diseño horizontal. A la hora de diseñar los elementos de la consola central nos hemos concentrado en la experiencia emocional háptica. Además queremos configurar un concepto de la manejabilidad lo más sencillo y claro posible. Una nueva generación de volante que conecta directamente con el panel de instrumentos facilita y agiliza considerablemente el manejo. Como monitor central hemos integrado una pantalla táctil de 10,9 pulgadas. Las funciones se han dispuesto de forma más clara, el accionamiento es más rápido y distrae menos que en el modelo anterior.

«A la hora de diseñar los elementos de la consola central nos hemos concentrado en la experiencia emocional háptica». Ivo van Hulten
Consola central:

Consola central:

como complemento a la pantalla táctil Full HD de 10,9 pulgadas y al volante multifunción, determinadas funciones del Porsche Advanced Cockpit pueden controlarse mediante el Direct Touch Control de la consola central. Un concepto global que armoniza todos los dispositivos de mando del vehículo.

¿Es difícil reinterpretar un icono como el 911?

Varga: Se debe sentir respeto por el icono sí, pero no miedo, pues nos reprimiría a la hora de trabajar. Los diseñadores vivimos de ser creativos e innovadores, pero no debemos olvidar la historia del vehículo. Es precisamente esta combinación la que hace que la marca Porsche, y en particular el 911, sean tan especiales, por ejemplo, la forma básica cerrada, más bien clásica, del nueveonce por una parte y la aerodinámica adaptable por la otra.

Van Hulten: En la configuración del nuevo 911 pusimos especial atención a lo que representa la esencia del vehículo y lo caracteriza. Finalmente nos preguntamos cómo podíamos intensificar el carácter icónico en la nueva generación.

¿Cuánto tiempo se tarda en finalizar el diseño de un Porsche, desde la primera idea hasta el prototipo?

Van Hulten: Desde la primera idea hasta el comienzo de la producción calculamos unos cuatro años. Los diseñadores estamos implicados desde muy pronto en todo el proceso de creación. Un elemento esencial de nuestro trabajo es la háptica: tenemos que poder ver y tocar materiales nuevos para luego poder darle el último toque al diseño. También trabajamos con medios digitales que facilitan y agilizan nuestro trabajo. Por ejemplo, utilizamos gafas de realidad virtual para poder visualizar el proceso en 3D ya desde los inicios. Estos datos en 3D se van desarrollando continuamente y sirven también de base para crear los instrumentos con los que al final se producirá el vehículo en Zuffenhausen.

Con claridad:

Con claridad:

delante, nuevos faros con tecnología de matriz LED, detrás una tercera luz de freno central integrada en el trazo de láminas verticales de las entradas de aire.

¿Se ha visto su trabajo muy transformado por la progresiva digitalización?

Varga: Las herramientas digitales nos ayudan a ser más rápidos y sobre todo más flexibles que antes en todos los pasos del proceso del diseño. Así, por ejemplo, podemos aplicar determinadas superficies en el vehículo exactamente como las hemos planeado digitalmente. Sin embargo, el lenguaje de las formas del 911 es tan particular que las superficies de forma libre no las definimos definitivamente hasta que tenemos una maqueta física 1:1.

«En mi opinión, las proporciones del 911 han mejorado a lo largo de los años. Hemos continuado con esta tendencia». Peter Varga

¿De qué detalle del nuevo 911 están especialmente orgullosos?

Van Hulten: Para mí, lo especial del nuevo 911 es el panel de instrumentos. Muestra un bello equilibrio entre lo analógico y lo digital. El cuentarrevoluciones analógico en el centro complementa el panel de instrumentos digital en cinco círculos completos ya sin seccionar.

Varga: A mí me alegra que en la parte trasera del 911 se haya integrado una banda de iluminación continua de una pieza. Un elemento purista que completa el diseño limpio y claramente estructurado del nuevo 911. Hemos recolocado los elementos adicionales como la placa de matrícula, entalladuras, embellecedores del tubo de escape o luces complementarias más abajo, con lo que ópticamente el 911 se acerca más al pavimento.

Peter Varga

Nacido en Hungría en 1978, tras estudiar Diseño de Transportes en la Universidad de Pforzheim comenzó a trabajar en Porsche como diseñador de exteriores en 2014 – y se hizo cargo del departamento en 2016. Su apuesta personal: no sobrecargar los modelos, sino mantener la sencillez implícita del primer 911 y omitir todo lo superfluo. Es decir, funcionalidad en lugar de desmesura, rectitud en lugar de hipertrofia. En este sentido tampoco es amigo de cortes radicales en el diseño que acabarían transformando la identidad de la marca del 911. Más bien se trata de mantener conectados los tres elementos esenciales del nueveonce: rendimiento, forma y adecuación para el uso cotidiano.

Ivo van Hulten

Ivo van Hulten nació en 1977 en la holandesa Waalwijk. Sus estudios en la Academia de Diseño de Eindhoven le predestinaron a pasar por Audi y Opel – donde fue diseñador jefe. En 2014 obedeció a la llamada de Zuffenhausen y desde entonces es director de los interiores de Porsche. Su leitmotiv es el diseño claro y la manejabilidad sin distracciones. Digitalización y sencillez son para él inseparables. Así, en el futuro quiere garantizar un equilibrio armonioso entre el mundo analógico y el digital.