Aerogenerador

El viento de cara genera fuerza. Como primer SUV del mundo el Porsche Cayenne de tercera generación ofrece en el modelo Turbo V8 un alerón de techo adaptable capaz de adecuar la aerodinámica y la propulsión negativa en cada situación de conducción.

En la posición inicial, el alerón traza una única línea con el contorno del techo y confiere al Cayenne su forma aerodinámica. A partir de los 160 km/h, la inclinación de 6 grados del spoiler del Porsche Active Aerodynamics (PAA) proporciona más presión por contacto sobre el eje trasero y, en el modo Sport Plus, mejora la dinámica en curvas en una posición de 12,6 grados. Con el sistema de techo panorámico, y a partir de 160 km/h, el alerón alcanza incluso los 19,9 grados de inclinación. En su posición más empinada, de 28,2 grados, el spoiler genera una propulsión negativa de 65 kilogramos sobre el eje trasero. Con ello actúa como un aerofreno y ayuda a reducir la distancia de parada cuando se circula a 250 km/h. El sistema de alerones móviles ya lo conocemos del 911 Turbo: a una velocidad de 200 km/h, en este modelo se consigue una propulsión negativa de 60 kilogramos y, a 300 km/h, de hasta 130 kilogramos.

El Porsche Cayenne aprovecha de manera activa las corrientes de aire.

Compuertas inteligentes
El conflicto de intereses entre una buena aerodinámica y la necesidad de refrigeración se resuelve con una circulación de aire activa.

Aerodinámica óptima
El Porsche Cayenne es el primer SUV del mundo que dispone de un alerón de techo adaptable que aumenta la presión por contacto sobre el eje trasero.

Thorsten Elbrigmann
Thorsten Elbrigmann